Tabarnia

Tabarnia, ¿un Quebec dentro de Cataluña?

En Quebec, en el transcurso de los últimos años, se han repetido diversos referéndums encaminados a conseguir la independencia del resto del Canadá.

Un referéndum de tanta trascendencia tiene que ser refrendado por una amplísima mayoría, siempre muy por encima del 70% de los votantes y con una muy alta participación.

El mejor resultado obtenido por los separatistas quebeqenses fue un escaso 51% de los votos emitidos. En los otros referéndums no se llegó ni a un 50%

Piénsese que en Cataluña para reformar el estatut se requiere según el título VII de su estatut, un mínimo de 2/3 de los votos del parlament, entre otros requisitos … Querer imponer la independencia del resto, con tan solo uno o dos escaños de diferencia, más que una ensoñación, es una irresponsabilidad que puede acarrear situaciones trágicas. La antigua Yugoslavia es un claro ejemplo.

Los convocantes de tales referéndums tienen siempre todas las de ganar, y nunca nada que perder. Si pierden, pueden convocar un nuevo referéndum, y así “ad infinítum”  hasta que ganan, en cuyo caso la situación es ya irreversible.

En Canadá, harto ya el Gobierno central de tanta mosca cojonera, accedió a la celebración  de un referéndum más, pero a condición de que las regiones partidarias de seguir unidas al Canadá, pudieran a su vez independizarse de Quebec. Y además en las mismas condiciones de porcentajes de votos.

Fue todo un acierto. Desde entonces, y de eso hace ya muchos años, no se ha oido hablar nada más del asunto. ¡Medicina de santo!

Los independentistas catalanes cuentan a su favor con todos los medios posibles en Cataluña. No hay ninguno que se atreva a sugerir ningún atisbo de prudencia. Lo tacharían de mal catalán o simplemente de traidor. Peor aún, se juegan el sueldo.

¿Y en el  resto de España?  Del PP o del PSOE no se puede esperar nada. De Podemos, no cabe un Bellido Dolfos más, y de C’s ni chicha ni limonada. Salida de caballo y parada de burro.

Pablo Iglesias ha estado recientemente en Barcelona. Se ha entrevistado con Quim Torra. Incluso han intercambiado regalos. Se les ve muy satisfechos. Quim Torra por tener un tonto útil para sus propósitos, y Pablo Iglesias por estar haciendo el papel que lleva en su ADN. Traicionar a España. No se ha enterado de que Roma no paga traidores.

¿Ha visto a Inés Arrimadas, el partido con más escaños en el Parlament? ¡Qué pregunta más tonta! 

Y ¿qué podemos pensar de la Sexta o de la Cuatro? Hacen el trabajo sucio de la TV3 en el resto de España. Entre sus tertulianos, izquierdistas/comunistoides, no cabe un Fernando Trueba más.

Entonces, ¿qué hacer? No dejarse pisar. Llegado el caso, exigid las mismas condiciones que en Quebec.

Como decía Aznar. Antes se cargarán a Cataluña que a España.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Top